CUANDO CRECEN LAS BARRERAS… ALZAMOS LA VOZ!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on email
Share on print

CUANDO CRECEN LAS BARRERAS… ALZAMOS LA VOZ!

Madrid, 4/06/21. El pasado viernes 28 de mayo a las 10:30 tuvo lugar el encuentro de Buenas prácticas de AFANIAS, en el que participaron más de 100 personas. Fue por zoom y todos los servicios y Centros de AFANIAS compartieron sus experiencias durante el pasado 2020 y cómo han sido capaces de salir adelante pese a la pandemia.

Los autogestores y representantes hemos participado presentando una Buena Práctica que la hemos llamado: Cuando crecen las barreras, alzamos la voz. En ella hemos hablado de la diferencia entre autogestores y representantes. También contamos las dificultades a las que nos enfrentamos el año pasado con la crisis del COVID y cómo hemos sido capaces de superar las barreras que nos hemos ido encontrando.

Por último, hemos hecho un resumen de la reflexión que hicieron los autogestores sobre cómo les ha afectado la Crisis del COVID a sus derechos. Hemos destacado estos 4 derechos como los más importantes:

  • Accesibilidad: nos costó mucho comprender toda la información que salía en las noticias y todos los cambios y restricciones que había porque la información no era accesible. También ha sido una barrera para nosotros aprender a manejar las videollamadas, y las distintas aplicaciones que había.
  • Ocio, participación en la sociedad: Todavía hay mucha gente que no sale con los amigos desde que empezó la pandemia. El resto de la gente poco a poco va recuperando sus vidas, pero a nosotros nos está costando más por la sobreprotección de las familias y por el funcionamiento de los clubs de ocio.
  • Relaciones interpersonales: por lo que decíamos antes vemos menos a los amigos, y tampoco podemos estar con las parejas porque como no convivimos juntos nos da miedo poder contagiar a nuestra familia después de haber estado con la pareja.
  • Trabajo: Debido a la crisis se ha limitado mucho el derecho al trabajo. Se han hecho menos cursos, ya que todos son online y no todos tenemos acceso a móviles, ordenadores o tablets.
  • Protección en situaciones de riesgo: nuestros compañeros de residencias han visto muchos derechos vulnerados. Al principio tardaron mucho en atenderles cuando se ponían enfermos, faltaron profesionales porque se daban de baja. Además, los compañeros de residencia han sido los que más restricciones han sufrido, sin poder salir ni ver a sus familias y amigos. Muchos de ellos tuvieron que pasar las navidades en la residencia sin poder ver a sus familias, cuando el resto de la gente sí que pudo estar en familia.
Te puede interesar:

Suscríbete a nuestro newsletter