Derecho a la privacidad e intimidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Derecho a la privacidad e intimidad Muchas personas con discapacidad intelectual no tenemos espacios ni momentos de intimidad porque siempre estamos acompañados, como por ejemplo en casa, en los centros o en las residencia. Cuando tenemos pareja, es muy difícil estar a solas. Sentimos que nos controlan demasiado. No podemos disfrutar al completo de nuestra sexualidad.

Para poder disfrutar de nuestra sexualidad, necesitamos intimidad, estar solos y que no nos controlen todo el tiempo. A veces hablan de nosotros como si no estuviéramos delante.Cuando hacen eso, nos sentimos humillados y frustrados. También nos sentimos como si fuéramos un objeto, y no como una persona. A veces necesitamos apoyos, pero muchas veces nos protegen más de lo que necesitamos. Cuando nos apoyan más de lo que necesitamos, perdemos intimidad.

 

Te puede interesar:

Suscríbete a nuestro newsletter